Naco Goldfinger a juicio

Ignacio Alfredo Pardo, ex saxofonista de “Los Fabulosos Cadillacs”, irá a juicio oral acusado del robo de 80.000 pesos en un violento asalto a una empleada de un exclusivo restaurante de la localidad bonaerense de San Isidro en agosto del año pasado.

El fiscal Patricio Ferrari, del Área Ejecutiva de Investigaciones Criminales de la Fiscalía Central de San Isidro, presentó ante el juez de Garantías 4 Esteban Rossignoli su requerimiento de elevación a juicio para que Pardo y otros cuatro imputados sean juzgados por un tribunal oral.

Además de Pardo, los otros imputados son el parrillero Jonathan Javier Olmedo (22), Leandro Gabriel Ibarra (30), José Lino Figueroa (54) y Cristian Emanuel Salinas (26).

Goldfinger se enroló en el ska en el año 82 a la edad de 16 durante un viaje de egresados a Alemania y en un bar pusieron “Our House” de Madness cuenta que un rudeboy salió a bailar, y quedó impresionado, era un Ingles que fue de egresado allí también, Naco se acercó y este le explicó de la movida y le habló de bandas como de The Specials, Madness, etc..

“Naco” llamado así porque su hermano menor no podía pronunciar bien su nombre, Ignacio y Goldfinger título que le otorgó Sr. flavio por la manera como tocaba el saxofón, comenzó con Los Fabulosos Cadillacs siendo amigo de la banda, haciendo las veces de roddie, ayudando con lo cables. Por aquel entonces ya estaban Gaby, Flavio Cianciarulo, Aníbal Rigozzi, Mario Siperman, Luciano Giugno y Gallardo, luego ingresarían Sergio Rotman y Fernando Ricciardi, que a su vez trae a Lozano y luego comienza a tocar el saxo en un boliche llamado Panorama en Tigre.

Tras seis años decide dejar la banda durante una gira en Estados Unidos por diferencias con sus compañeros, el mismo describe la situación: “La verdad porque ya estaba cansado, en vez de sentarme y decirlo, me empecé a alejar solo, empecé a apartarme, a desconectarme, no mostrar interés, a bardear, en esa época comenzó a formarse el Hemisferio Flavio y el Hemisferio Gaby, ya llevaban los temas terminados al ensayo. Eso ya no me gustaba. Llegamos a Los Ángeles, Luciano ya no estaba, y nos vino a buscar en auto, el único que se fue en auto con él fui yo. Ahí empecé a sentir que era una empresa, y mi me empezó a romper las bolas, de boludo, de romántico, y había cosas que me dolían, y en vez de dejarlas clara, me fui abriendo, y ellos veían que me abría, y entonces ahí me lo dijeron un día”.

Hoy día Naco Goldfinger se encuentra afrontando un problema con la justicia argentina, a causa del estilo de vida de Rude boy que siempre lo caracterizó, como el mismo lo definiera: “Yo que era un rudeboy empedernido, defensor del culto”.

A message to you (Naco) Rudy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s